Simulacro de Amor…

// diciembre 6th, 2014 // PsicoCraniemos

img_los_errores_mas_comunes_de_las_mujeres_en_las_relaciones_5516_orig

Un día escribí una frase que decía más o menos así: buscamos algo que aparece cuando no se busca, porque no se encuentra algo que no existe, se fabrica, se construye… por si buscas el amor… 

Andamos por el mundo buscando algo que nadie nos enseñó como es, hemos tenido a lo largo de nuestra existencia relaciones que hemos confundido con amor. 

En su momento nos parecieron lo mejor del mundo, pero el tiempo, como viejo sabio nos demostró que no todas las experiencias son buenas. 
¿Pero quién tiene la culpa o qué parte de nuestra existencia es la culpable que eso nos pase una y otra vez? 

El problema comienza cuando un ego a medias, se enamora de un completo ser, “el ego” y el “ser” son polos opuestos y si no es siempre el caso, al menos es el más común de los casos que sufren las personas, que a todas luces y sin mayor juez han sido “víctimas” de una mala relación, por culpa de un ego desubicado que llego a nuestras vidas. Las relaciones de hoy están basadas en historias de princesas y príncipes, en “te amos” a quema ropa, sin base ni justificación. El “te amo” no es sólo una frase, es la expresión más sublime de un trayecto de nuestra vida, compartido con alguien que a pulso se ha ganado su lugar en nuestra existencia, aquella persona fabricante de nuestras sonrisa, que te quita el aliento, pero que no te quita tu aire. ¿Entonces qué nos sucede? ¿por qué tanto simulacro, tanto ensayo y error?, ¿será que nos enamoramos de egos y estos egos enfermos, con tal de lograr sus objetivos inimaginables nos muestran ese personaje de teatro que tanto han ensayado?, ¿ese “ser” que ni por cerca son? 

acaso se nos olvida que no hay actor que aguante toda una vida, ni obra de teatro eterna. Caemos en ese error de ser malos viendo esos detalles sublimes que nos gritan que aquello no encaja, y por más que nuestra inteligencia emocional nos avise que no sigamos, nosotros ponemos en un pedestal a una persona que no merece estarlo, después nos preguntamos del por qué cambian las personas de un día para otro y la respuesta es simple: no cambian, solo dejan de actuar, se cansan de ir por el mundo día por día, actuando un personaje que no son y como ya no les sirve o su personaje ya logró su cometido, se bajan del escenario, se quitan el vestuario y se termina su puesta en escena.
¿Y después qué? Luchamos por rescatar aquello que nunca fue y las cosas como dice una película por ahí: “Jamás volverán a ser las mismas” porque el personaje de nuestro actor o actriz, digno de un Óscar se cansó de las constantes puestas en escena, ya no es capaz de seguir en el mismo juego, hoy es quien nosotros no sabíamos que era, sin maquillaje y abajo del escenario. Nos quedamos dando amor a cambio de compañía, justificamos la relación para llenar nuestros vacíos, le ponemos amor a los besos y no besos al amor. “Las mujeres buscan un hombre que las haga reír y sobre todo que las proteja, algo así como un payaso ninja” y Cuando lo encuentran se abruman y se confunden,creen que no era eso lo que querían ; en el caso de los hombres, ahora es el turno de los “vale-verguistas”, sin comprometerse y van por las relaciones siendo oportunistas y ésta filosofía ya se volvió unisex, cuando éste mundo se aburra de éste amor sintético, descargable y hasta googleable, ¿qué nos tocará? Al final Cada quien recibe lo que se merece, bueno o malo, por acción u omisión.

no todo esta perdido, seamos congruentes con lo que pensamos, decimos y actuamos, una relación no es un cúmulo de oportunismo con tontos intereses, una relación no esta compuesta de medias naranjas, esta hecha de 2 seres completos que juntos forman un gran equipo de 2.

El amor no es como lo pintan, con la persona correcta simplemente es mucho mejor que esa idea banal que nos venden, al final por quien valga la pena luchar, no será pena, será esfuerzo, porque luchará junto contigo. Y solo en el lecho de nuestra muerte podremos decir quién es o quien fue el amor de nuestra vida.

Porque recuerda, buscamos algo que aparece cuando no se busca, porque no se encuentra algo que no existe, se fabrica, se construye, algo llamado AMOR…

Por: Erick Portillo